Kazajistán: ¿hacia una religión mundial? (2)

Noviembre 05, 2022
Origen: fsspx.news
Palacio de la Independencia en Astaná

El viaje del Papa Francisco a Kazajistán los días 14 y 15 de septiembre de 2022 para participar en el Congreso de Líderes de Religiones Mundiales y Tradicionales suscitó comentarios severos pero lúcidos de varios vaticanistas. Monseñor Athanasius Schneider, obispo auxiliar de Astaná, también respondió.

El discurso del Papa y la reacción de Monseñor Schneider

Finalmente, el Congreso de Líderes de Religiones Mundiales no se llevó a cabo en la Pirámide de la Paz y la Concordia, sino en el Palacio de la Independencia, otro edificio construido bajo Nursultan Nazarbayev. Se dice que la reubicación del lugar de la reunión se debió a "razones de espacio".

Fue, por tanto, en este edificio donde, el 14 de septiembre, el Papa pronunció un discurso con fuertes tintes sincretistas: "Las religiones no son problemas, sino parte de la solución para una convivencia más armoniosa.

La búsqueda de la trascendencia y el valor sagrado de la fraternidad pueden, en efecto, inspirar e iluminar las decisiones a tomar en el contexto de las crisis geopolíticas, sociales, económicas y ecológicas —pero, en la raíz, espirituales— que atraviesan muchas instituciones en la actualidad, también las democracias, poniendo en peligro la seguridad y la concordia entre los pueblos. 

"la religión debe responder a la sed de paz del mundo y a la sed de infinito que habita en el corazón de todo hombre. - En esta declaración, la "religión" supuestamente debe saciar "la sed de paz del mundo" y la "sed de infinito" de todo hombre; la "religión" indistintamente, y no la religión de Cristo de la que el Papa es vicario.

Junto con este discurso, el Papa envió un mensaje en Twitter: "Frente al misterio del infinito que se eleva sobre nosotros y nos atrae, las religiones nos recuerdan que somos criaturas: no somos omnipotentes, sino mujeres y hombres en camino hacia la misma meta celestial". -¿Todas las religiones ofrecen "la misma meta celestial" que la religión del único Salvador, junto con la reencarnación, el nirvana o un paraíso poblado por voluptuosas huríes?

Es en este contexto que Monseñor Athanasius Schneider, obispo auxiliar de Astaná, reaccionó: "El Congreso busca con razón promover el respeto mutuo y la comprensión en el mundo de hoy.

"Pero también hay un peligro, porque esto podría dar la impresión de un supermercado de religiones", y agrega: "en esta reunión, la Iglesia católica aparece, desde afuera, como una religión entre las otras. (…) Esto es, desde mi punto de vista, un aspecto negativo y peligroso", lamentó el prelado, porque la misión de la Iglesia es anunciar la naturaleza única y absoluta de Jesucristo a todas las naciones.

Cuando los periodistas le preguntaron sobre su desacuerdo con el Papa Francisco, el obispo kazajo respondió: "Como obispos, somos hermanos. Él es el hermano mayor, la cabeza de la Iglesia, pero cuando en conciencia veo que algo no es correcto, o es ambiguo, debo decírselo con respeto, fraternalmente".

Expresar un desacuerdo con el Papa es una señal de "verdadero amor fraternal", porque ser obispo no es "comportarse como un empleado con su jefe". Por el contrario, "hablar cuando se considera que existe un peligro para la Iglesia es ofrecer una ayuda real al Papa", recordó.

Cabe señalar que Monseñor Schneider criticó duramente el Documento de Abu Dabi sobre "la fraternidad humana por la paz mundial y la convivencia común", firmado en 2019 por el Papa Francisco y el egipcio Ahmed al-Tayeb, gran imán de la mezquita Al-Azhar, en El Cairo.

Sobre este Documento, recordamos la declaración del Padre Davide Pagliarani, Superior General de la Fraternidad San Pío X del 24 de febrero de 2019, denunciando enérgicamente "una impiedad que desprecia el primer mandamiento de Dios, y que hace decir a la Sabiduría de Dios, encarnada en Jesucristo que murió por nosotros en la Cruz, que 'el pluralismo y la diversidad de las religiones' es 'una sabia voluntad divina'".

"Tales afirmaciones se oponen al dogma que afirma que la religión católica es la única religión verdadera (cf. Syllabus, proposición 21). Se trata de un dogma, y lo que se opone al dogma se llama herejía. Dios no puede contradecirse a sí mismo".