Fin de la abundancia para la diócesis de Ámsterdam

Octubre 05, 2022
Origen: fsspx.news
Oude Kerk, la iglesia más antigua de Ámsterdam

En la diócesis de Ámsterdam, el 60% de las iglesias deberían cerrar en los próximos cinco años, lo que representa alrededor de un centenar de edificios religiosos. La causa: disminución de fieles, de voluntarios y de ingresos.

Ámsterdam es la sede de una venerable y próspera diócesis, cuya fundación data del año 1559: se extiende a la provincia de Holanda Septentrional, en el noroeste de los Países Bajos, así como a una parte de la provincia de Flevoland, y actualmente cuenta con 164 parroquias.

Pero no por mucho tiempo, porque la ola de secularización ha vencido a los pólderes holandeses, y corresponde al ordinario del lugar, Monseñor Jan Hendricks, saldar las cuentas de la descristianización.

Fue así que el prelado reunió a poco más de cien administradores parroquiales el 10 de septiembre pasado, para presentarles su plan de reestructuración, o más bien de rescate, de la diócesis:

"Está claro que la pandemia del coronavirus ha acelerado el movimiento de salidas de la Iglesia que ya tenía lugar. Los fieles han envejecido y algunos han dejado de ir a la iglesia, mientras que otros se han acostumbrado a un formato diferente los domingos por la mañana", reconoce el obispo.

Por su parte, el vicario general de la diócesis presentó las cifras: "la práctica dominical ha ido disminuyendo desde hace varios años, no es algo reciente: de 25,000 en 2013, hemos pasado a 12,000 en 2021", precisó monseñor Bart Putter, quien añadió que "en 1950, el 80% de los bautizados asistía a misa dominical, frente al 3% actual".

Pero el objetivo no es cuestionar la dirección tomada por la Iglesia holandesa desde el período posconciliar, sino, más bien, la diócesis quiere moverse hacia una solución contable.

De ahí la decisión de cerrar en los próximos cinco años 99 de las 164 iglesias católicas actualmente abiertas. Y eso es solo el comienzo: de las 65 iglesias restantes, 37 podrían permanecer abiertas durante cinco a diez años, más allá de lo cual solo 28 "iglesias centrales" se considerarían "viables", es decir, autofinanciadas.

El Padre Fr. Jan-Jaap van Peperstraten, párroco que ejerció su ministerio en Alkmaar, Holanda del Norte, reaccionó ante la prensa católica, lamentando el hecho de que los cierres afecten primero a los católicos practicantes en las zonas rurales:

"¿Cómo nos vamos a ocupar de las zonas rurales en el futuro? No tenemos respuesta en este momento", advirtió. 

La diócesis de Ámsterdam no es la única diócesis holandesa que enfrenta dificultades. La de Roermond, en el corazón católico tradicional del sur de los Países Bajos, pedirá a algunas parroquias que reduzcan las misas debido al aumento de las facturas de energía y la escasez de sacerdotes.

La primavera de la Iglesia vislumbrada por el Concilio Vaticano II definitivamente está tardando en aparecer, mientras que el invierno no deja de llegar...